POR UN CAPRICHO DE LA NATURALEZA


Nacieron para ser mansos
Bajo el cuidado de sus dueños
Acompañando al simpecado
Bajo el azul del inmenso cielo.

Nacieron para ser mansos
Bajo el cuidado de sus dueños
La espera se hace larga cada año
Haciendo realidad un mágico sueño.

Un bonito y anhelado sueño
Regresar caminando a la aldea
Su gente vive un pequeño lamento
Por un capricho de la naturaleza.

Por un capricho de la naturaleza
Este año no podrán hacer el camino
Marchitando estampas llenas de belleza
Ni descansar a la sombra de los pinos.

No podrán arrodillarse ante la reja
Cuando su hermandad llegue a la ermita
Desluciendo una bella estampa rociera
Que según cuentan, tiene siglos de vida.