NO ENTIENDE DE TRADICIONES

En una nueva primavera
Llegó como siempre abril
Con esa semana de feria
Para cantar, bailar y reír.

Sevilla esperaba impaciente
Que el sol radiante brillara
Pero su azul cielo únicamente
De un manto gris se llenaba.

Sevilla esperaba impaciente
Que llegara esa mágica hora
Pero la Giralda se estremece
Al ver que su bello cielo llora.

Durante ese instante tan deseado
Sencillamente quiso dar un respiro
Para volver a ver su gran alumbrado
Bajo la ilusión y alegría del gentío.

Pero la primavera nos avisa
Al ser una época muy variable
Por ello, la Giralda también suspira
Al ver poco revuelo de volantes.

Este año la feria se entristece
Por no tener “paseo de caballos”
En su ambiente solo permanece
El agua sobre el albero mojado.

Hay poco ambiente en sus calles
No hay corros, cantes ni palmas
Solo sus casetas como emblema saben
De su alegría, sueños, secretos y elegancia.

Hay poco ambiente en sus calles
No hay corros, cantes ni palmas
Viviendo momentos entrañables
De los que mi ciudad hace gala.

Parece que en este año
Abril, cumplió su refrán
Sabemos que es necesario
Pero desluce fechas tan señalas.

Da pena ver su bella portada
Sin reuniones, casi desierta
Sin esas vivencias que guarda
De reencuentros en primavera.

Sin esas vivencias que guarda
De reencuentros en primavera.
O quizás, esa nerviosa vez primera
Esperando impaciente a tu amada.

Suele ser una semana alegre
Imborrable para el corazón
Pero nuestro cielo no entiende
De sentimientos ni tradición.

No hay comentarios: