MARIA LUISA



Se adivinaba bajo tu cielo
Una mañana radiante y serena
Invitándome a pasear de nuevo
Por esos rincones de tanta belleza.

Tras dejar mi pequeño hogar
Despacio se perdieron mis pasos
Aquel sencillo lugar me hizo soñar
Mientras me hablaba de amor sin esperarlo.

Respiraba la paz de aquel lugar inmenso
Cuando sin querer viví de repente
Con la poesía un mágico encuentro
Contemplando el monumento a Bécquer.

Vinieron tan solo por un momento
A la memoria sus rimas y leyendas
Mientras recordaba mi pensamiento
Ese breve poema que le homenajea.

“Por una mirada un mundo”
¿Qué es poesía? Él preguntaba
Mientras el corazón por un segundo
Vivía aquella mañana romántica.

“Mientras responda el labio suspirando”
“Volverán cada año las golondrinas”
Saben que el viento se va lamentando
Porque “son verdes los ojos de la niña”.

Junto a él una fotografía
Puso sin quererle broche de oro
Para conservar mi estancia en Sevilla
Como un preciado y bello tesoro.

Al marcharme pude sentir
De la brisa su suave caricia
Nunca olvidaré que fuiste para mí
Cuna donde mi alma se inspira.

Rincón de belleza lleno
Jardín florido en primavera
Donde el corazón sincero
Rebosante de amor se entrega.

Rincón de sueños y secretos
Donde el viento juega con la brisa
Guardián de versos y deseos
Así eres tú: María Luisa.