UNA MARAVILLOSA LABOR



La primavera llamaba a su puerta
Cuando el mes de marzo le vio nacer
Su cuna, quiso ser Sevilla “la bella”
Para enamorarle desde su niñez.

A mediados de los años ochenta
La poesía se adueñó de su corazón
Desde entonces, su aventura comienza
Poniendo en cada verso, toda su ilusión.

Con Amigos de Gines, Nace el amor
Coro aromas del sur, Tus huellas seguirán
Ven a Sevilla y Oliendo a Rocío
Son títulos, que le hicieron triunfar.

Quiero agradecer con estos versos
Esa sincera amistad y momentos vividos
Brindemos al amor, diría de nuevo
Para mí, es el tema más conocido.

Me sorprendió aquella vez primera
No hace falta decir el por qué
Su recuerdo dentro de mí se queda
Por eso, hoy escribo para reconocer.

Esa maravillosa labor
En defensa de nuestro género
Este tributo nació de corazón
Porque de ello, orgullosa me siento.

Esa maravillosa labor
Que desde hace años desempeña
Este tributo lleva mucha ilusión
Porque así lo merece Rafael Castañeda.