DUEÑO Y SEÑOR DE TRIANA



Aquella radiante mañana
Sonaron cohetes en el cielo
Mientras la hermandad se marchaba
Por vez primera entré en tu templo.

Despacio me dirigí a tu altar
Para contemplar tu mirada
Pero...a mi corazón al rezar
Un pequeño suspiro se le escapaba.

Me parecía mentira
Ofrecerte mi humilde oración
Porque siendo apenas una niña
Me hablaron de tu venerada procesión.

Cuatro menos cuarto de la tarde
Viernes Santo en el Patrocinio
Tus costaleros van a llevarte
Hasta el arco del Postigo.

Cuenta la leyenda
Que tienes nombre gitano
Tu barrio te aclamaba esa primera
Al hacer tu parada en el Altozano.

Te pido salud y esperanza
Sencillamente con una vela
Mientras dentro de mis entrañas
El sentimiento un deseo te deja.

Volver únicamente quisiera
Pienso contemplando tu cara gitana
Dejándote así, mi humilde promesa
Dueño y Señor de Triana.

No hay comentarios: