EL ALMA DE UN PUEBLO


Nació en Huelva
Tierra marinera y con alegría
Su hogar, un rincón de la sierra
En un radiante y sereno día.

Creció en un paisaje lleno de belleza
Rodeado de encinas y alcornocales
Fue eso lo que la madre naturaleza
Desde aquel día quiso brindarle.

Estaba orgulloso de lo que tenía
Aunque sabía no era demasiado
Con esmero siempre lo cuidaría
Sin pensar, que nadie pudiera destrozarlo.

Una tarde de verano
Vio acercarse las llamas
Abandonando su hogar y ganado
Aunque sería pequeño, imaginaba.

Tuvo que abandonar su pueblo
Refugiarse en un lugar cercano
En su rostro había tristeza y desconsuelo
Al saber que había sido provocado.

Después de dos días de ausencia
Finalmente pudo regresar
Lloraba al ver las consecuencias
Que aquel gran incendio tuvo que provocar.

Difícil tarea tiene ahora
Añoraba si paisaje sereno y bello
Sencillamente convertido en sombras
Únicamente, por culpa del fuego.

Difícil tarea tiene ahora
Cuentan que tardará años
Las llamas dejaron una vida soñadora
Sencillamente echa pedazos.

Difícil tarea tiene ahora
Su trabajo perdido por el fuego
Con él, el oficio de muchas personas
Y como no, el alma de todo un pueblo.

Más de 26.500 hectáreas
Consumidas por un gran incendio
Por capricho de una mano humana
Que así, disfruta sin poner remedio.

No entiendo como el hombre
Puede provocar algo tan inmenso
Cuando la belleza se esconde en el horizonte
De un campo verde bajo el azul del cielo.






No hay comentarios: