POR UNOS BONITOS OJOS NEGROS

Desde mi rincón marinero
Pensaba mirando el mar
En unos bonitos ojos negros
Que nunca podré olvidar.

Para no olvidarme de ellos
Tengo muchos motivos
Innumerables momentos
Que siempre llevaré conmigo.

Era de otoño una mañana
Cuando en Sevilla los conocí
Aquel día especial no esperaba
Que ellos se fijaran en mí.

Dijeron mi nombre despacio
Entendí entonces que me necesitaban.
Me sorprendí pero no pude evitarlo
Sin pensar, sería una vivencia grata.

Agradecidos por no ser rechazados
Me ofrecieron amistad verdadera
Pensando en ellos diría, son un encanto
Por haber estado siempre a mi vera.

Además de ser un encanto diría
Son serenos, sencillos y sinceros
Fueron soñadores aquellos días
Llenos de ilusiones y buenos deseos.

En esos bonitos ojos negros
Se reflejaban la bondad y la ternura
Parecían dos radiantes luceros
Iluminando la noche andaluza.

Después de tanto tiempo juntos
Me hablaron de una despedida
Hoy diría que para mí, son únicos
Porque dieron luz a mi vida.

Querían que los viera de nuevo
Una tarde serena de verano
No estaba para mí ese momento
Me hubiera gustado contemplarlos.

Pienso en ellos muchas veces
Porque aún significan demasiado
Dije te quiero porque lo merecen
Encontrarlos fue un bonito regalo.

Un maravilloso regalo
El mejor que he podido recibir
Estos versos a ellos están dedicados
Sencillamente, a su lado fui muy feliz.

Sin querer he sentido emoción
Al terminar de leer estos versos
Como siempre, escribo de corazón
Por unos bonitos ojos negros.



No hay comentarios: