UN EMBLEMA PARA SEVILLA

Aquel día caluroso de invierno
Me ofreció una tarde serena
Para dar un bello y breve paseo
Recibiendo una inesperada sorpresa.

Hacía bastante tiempo
Que no la contemplaba
Frente a ella viví un momento
Mientras de mis labios brotaba.

Mientras de mis labios brotaba
Una sentida copla que la nombra
Con voz suave un poco la tarareaba
Mientras percibía del azahar, su aroma.

En aquella plaza me senté
Para contemplarla de cerca
Como aquella primera vez
Siempre admiro su belleza.

Siempre admiro su belleza
Emblema de esta ciudad legendaria
Coronada por una centenaria veleta
Que a su radiante cielo azul guarda.



No hay comentarios: