UNA SENCILLA Y HUMILDE ORACIÓN

Cae la tarde en Sevilla
Despacio se oscurece el cielo
Mientras el corazón vivía
Otra vez un bello momento.

Hoy, he vuelto a contemplar
Esos ojos llenos de tristeza
Hoy, he vuelto de nuevo a rezar
Sin palabras, como por vez primera.

Una sencilla y humilde oración
Para darte gracias, sinceramente
Por oír los deseos de este corazón
Que a tu vera, quisiera estar siempre.

Una sencilla y humilde oración
Para pedirte salud y esperanza
Tan solo mucha alegría e ilusión
Para seguir adelante con calma.

En mi breve despedida
Quise dejarte una vela
Pero como son cosas de la vida
Te ofrecí una breve promesa.

Fue mi breve promesa
Volver a ver tu rostro moreno
Volver a rezarte cuando pueda

Porque te quiero, Nazareno.


https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/5/51/InfantSamuel.jpg/259px-InfantSamuel.jpg

No hay comentarios: