POR UN FLECHAZO

Se conocían solo de vista
Al vivir en el mismo barrio
Sin saber que un día llegaría
A suceder lo menos pensado.

Únicamente se saludaban
Si se cruzaban por la calle
Sin pensar que la vida les brindaba
Ese momento que no oculta nadie.

Poco a poco y en silencio
Se fue enamorando el corazón
Anhelando cada día el momento
Para tener esa primera ocasión.

En un día radiante de primavera
De nuevo volvieron a encontrarse
Mientras sus miradas claras y serenas
Fueron fiel testigo de aquel instante.

Aquel día sobró el saludo
Como hacían cada mañana
El sentimiento era más profundo
Y no necesitaron apenas palabras.

Aquel día sobró el saludo
Como hacían cada mañana
El corazón se sentía seguro
Y solo entregarse necesitaba.

Él quiso robarle un beso
Tras contemplar su mirada
Y ella no pudo ocultar el deseo
Que hacía tanto tiempo esperaba.

Se entregaron mutuamente
Como siempre habían deseado
Con esa bonita ilusión que se tiene
Cuando se suele dar el primer paso.

Se entregaron mutuamente
Decidiendo así unir sus vidas
Para compartir sencillamente
Sueños, emociones y alegrías.

Como testigo de aquella unión
Intercambiaron dos alianzas
Como señal de su sincero amor
Y de su hermosa y plena confianza.

Así pasaron largos años
Dando lo mejor que tenían
Celebrando el día señalado
Cada vez que octubre nacía.

Solían hacerlo con una velada
Tan romántica como esa época
Acompañados por una cálida hoguera
Hasta llegar al filo de la madrugada.

Solían hacerlo con una velada
Renovando la promesa de antaño
Aquel día quisieron fuera más señalada
Porque de amor cumplieron cincuenta años.

Solían hacerlo con una velada
Renovando la promesa de antaño
Sin olvidar que por entero se entregaban

Gracias a un bonito y pequeño flechazo.

No hay comentarios: