NO ME DEJES DE LA MANO

Después de dos meses y medio
Hoy, he vuelto a San Lorenzo
Sencillamente, con el único deseo
De rezar otra vez en silencio.

He rezado en silencio
Sin apenas mediar palabra
Porque durante este tiempo
Mi corazón te añoraba.

Mi corazón añoraba volver
Aunque fuera un instante
Añoraba ese sereno atardecer
Pero...ahora no es como antes.

No quisiera perder esa costumbre
Aunque todo haya cambiado
Contemplando tu mirada supe
Que siempre volveré a tu lado.

He pedido lo mismo de siempre
Mucha salud, esperanza y alegría
Otra vez entré a rezar solo por verte
Porque tú, eres mi fe, consuelo y guía.

Por eso, de nuevo solo te pido
Que no me dejes de la mano
Al marcharme se escapó un suspiro

Padre y Señor del pueblo sevillano.

No hay comentarios: