ESCALOFRIOS


Quisiera contarte brevemente
Una hermosa vivencia
Quince días faltan exactamente
Para que haga un mes que sucediera.

Era una tarde de miércoles
Estaba descansando en mi alcoba
Y el corazón tuvo la suerte
De “soñar despierto” a esa hora.

Sintonicé la radio por un momento
Escuchando siempre en silencio
Y un hermoso y profundo sentimiento
Me hizo suspirar sin quererlo.

Hablaban aquella tarde calurosa
De una hermosa y antigua tradición
“El traslado al pueblo, de la Pastora
Entre el gran gentío y la emoción”.

Aquel suspiro se llevó el viento
Diciendo tan solo ¡quién pudiera!
Después de escuchar en silencio
El momento de saltar la reja.

Aquel suspiro se llevó el viento
Diciendo tan solo ¡quién pudiera!
Ser un corazón almonteño
Para estar siempre a tu vera.

Aquella tarde sentí escalofríos
Pensando ¡si pudiera estar allí!
Pero hasta hoy no he tenido motivos
Que sobre ello, me hicieran escribir.

¡Y tú dirás!
¿Qué motivos son esos?
Te diré que basta escuchar
Ese bello poema rociero.

La radiante y serena mañana
Otra vez me trajo el recuerdo
Y mientras el sol se ocultaba
Pude disfrutar de aquel momento.

“La marisma vuelve a soñar”
Una vez más me habló de Ella
Y ese tema rociero volvió a sonar
Nombrando esa larga espera.

Al escuchar tu voz pensé
Tengo que contárselo en primicia
Se despertó muy dentro de mí ser
Esa sensación que nunca se olvida.


No hay comentarios: