SANLUCAR SE LLAMA.

Amaneció de Noviembre
Su primer día entre sol y nubes
Quería disfrutar como siempre
Visitando un rincón de costumbres.

Es un rincón salinero
Tacita de Plata, es “su madre”
Sereno paisaje de azul cielo
Que deja momentos imborrables.

Si hablo en primera persona
Este rincón siempre me deja
Algo que nunca me abandona
Porque tengo el alma marinera.

Nada más llegar ayer
Me dirijo a Bajo de Guía
En el puerto sus barquillas contemplé
Y así comenzó esta historia con alegría.

Nada más llegar ayer
Me dirijo a Bajo de Guía
A lo lejos Malandar contemplé
Con sus verdes pinos y arena fina.

A mi memoria vinieron
Coplillas que suelo cantar
Aunque tienen ya algún tiempo
Pero….me gustan de verdad.

En ese bello ramillete
Se unen dos bellas hermanas
Trayéndome nuevamente
Su soniquete por Sevillanas.

Son Cádiz y Sevilla
Con dos grupos emblemáticos
Sus voces suenan de maravilla
¡Qué suerte poder admiradlos!.

Son Cádiz y Sevilla
Con Brumas y Malandar
Los que traen una coplilla
Cuando por este rincón puedo pasear.

Ayer puse en mis labios
“En las orillas de Bajo Guía”…
Mientras cantaba despacio
El recuerdo a mi mente volvía

Por haber puesto tantas veces
“El mejor de los caminos”
Son esas melodías que merecen
“un homenaje breve, sincero y sentido”.

Gracias por poner vuestras melodías
A un lugar lleno de sentimiento
Que anhela la primavera con alegría
Porque su corazón es rociero.

Su corazón es rociero
Y sueña cada día con Doñana
Para pasar el río en su barcaza
Este lugar Sanlúcar  se llama.

















UN MOMENTO INESPERADO


Sábado 21 de Septiembre
Amaneció una mañana soleada
Y sin perder la costumbre de siempre
Decido dar un paseo por Triana.

Mis pasos me llevan a tu puerta
Había dejado pasar mucho el tiempo
Vi un gran bullicio tras mi espera
Pero el corazón aguardaba en silencio.

Quisiste hacerme un gran regalo
Tan bello como nunca imaginé
Por haber tenido que esperar tanto
A solas y en silencio te recé.

Pude acercarme a tu altar
Como pocas veces suele ocurrir
Dándome nuevamente esa Paz
Como sucede, cuando estoy delante de ti.

Volví a pedirte siempre lo mismo
Tras un breve Padre nuestro
Porque es poco lo que necesito
Y al despedirme una promesa te dejo.

Un regalo que nunca olvidaré
Porque presente siempre te tengo
Mi promesa siempre será volver
Padre y Señor de los Trianeros. Sevilla, 21/9/19