UN MOMENTO INESPERADO


Sábado 21 de Septiembre
Amaneció una mañana soleada
Y sin perder la costumbre de siempre
Decido dar un paseo por Triana.

Mis pasos me llevan a tu puerta
Había dejado pasar mucho el tiempo
Vi un gran bullicio tras mi espera
Pero el corazón aguardaba en silencio.

Quisiste hacerme un gran regalo
Tan bello como nunca imaginé
Por haber tenido que esperar tanto
A solas y en silencio te recé.

Pude acercarme a tu altar
Como pocas veces suele ocurrir
Dándome nuevamente esa Paz
Como sucede, cuando estoy delante de ti.

Volví a pedirte siempre lo mismo
Tras un breve Padre nuestro
Porque es poco lo que necesito
Y al despedirme una promesa te dejo.

Un regalo que nunca olvidaré
Porque presente siempre te tengo
Mi promesa siempre será volver
Padre y Señor de los Trianeros. Sevilla, 21/9/19


No hay comentarios: