TROVADOR DE COPLAS

Soñaba tan solo con verla
A todas las horas del día
Porque estaba unido a ella
Desde que era una niña.

Con apenas quince primaveras
Se enamoró por primera vez
Rondando siempre su cancela
Con la ilusión prendida en su ser.

Al llegar el anochecer
La luna radiante brillaba
Entretanto él soñaba volver
A ofrecerle su serenata.

Al llegar el anochecer
Cada día esperaba el momento
Para contemplar otra vez
Sus bellos ojos negros.

Tras oír su dulce voz
Ella, se asomó a la ventana
Cuando él hablaba de amor
Por su mejilla una lágrima rodaba.

Tras oír su dulce voz
Ella, no supo que decir
Porque le decía en su canción
Vida mía, solo vivo por ti.

Tras oír su dulce voz
Ella, no supo que decir
Porque le decía con emoción
Vida mía, estoy loco por ti.

No hay comentarios: