CAMPANAS DE LA ROCINA

Me despedí de Ella
Sin apenas decir nada
Sin poder contemplar de cerca
Tras la reja esa bella mirada.

El corazón en silencio suspiraba
Diciendo “no quiero marcharme aún”
Y dejando atrás tu bella ermita blanca
Me senté a contemplar el cielo azul.

A mi espalda la Marisma
Reluciente espera silenciosa
Que las campanas de la Rocina
Alegres vuelvan a anunciar la hora.

Para que entre en la mañana
La última hermandad del día
Mientras mi corazón suspiraba
Pensando ¡cómo será eso en romería!

Imaginaba ese bello y largo día
Con tanto bullicio en la Aldea
Mucho cansancio pero gran alegría
Por ese momento que aún no llega.

Por ese momento que aún no llega
Habrá que esperar que llegue mayo
Cuando en una mañana radiante y serena
Una tras otra su oración, le irán dejando.

Por ese momento que aún no llega
Habrá que esperar que llegue mayo
Mientras tanto se hará larga la espera
Pero esas campanas seguirán repicando.


No hay comentarios: